Taller de Apoyo al Cuidador Familiar de Personas con Dependencia

La Fundación La Caixa y AMDEM realizarán un taller de 10 horas para cuidadores, impartido durante 4 semanas, con lo que serían 4 sesiones de 2’5 horas cada una.

Desde AMDEM consideramos muy importante este tipo de actividades pues sirven de soporte para que el cuidador adquiera los recursos, habilidades y destrezas necesarios para el manejo físico y emocional del afectado de Esclerosis Múltiple.

Todas aquellas personas interesadas en asistir, pónganse en contacto con nosotros (Mª José o Lucía), para comentarnos cuándo podríais realizarlo, pues el horario del curso se acordará con el técnico que lo imparta en función de la disponibilidad de los cuidadores.

No olvidemos la importante labor del cuidador, pues el bienestar del enfermo depende del bienestar del cuidador, y si éste está agotado emocional y físicamente, no podrá proporcionar calidad en sus cuidados.

Aquí os dejamos algunas pautas básicas que el cuidador debe seguir para cuidarse a sí mismo:

–  No olvidarse se sí mismo, atender a sus propios deseos y necesidades.

–  Delegar tareas en otros familiares.

–  Formarse e informarse de las técnicas y métodos adecuados para evitar lesiones de espalda y otras complicaciones al realizar las tareas del cuidado y traslado del enfermo.

–  Poner límites a las exigencias excesivas del enfermo (estar siempre con él, atender de inmediato a sus caprichos, etc.). Hay que aprender a decir NO sin culpabilidad.

–  No realizar por el enfermo lo que éste pueda realizar por sí mismo, aunque no lo haga del todo bien o lo haga despacio.

–  Evitar el aislamiento, tener amigos y reservarse por lo  menos un día a la semana para alguna actividad de ocio. Salir diariamente a la calle para airearse y desintoxicarse.

–  Reclamar el derecho a ser escuchados y a mostrar abiertamente al resto de los familiares sus frustraciones y temores.

–  Si se dispone de recursos económicos, es importante plantearse que el enfermo sea acompañado o cuidado por un profesional unas horas al día, de forma que el cuidador principal pueda descansar.

–  En caso de no disponer de recursos se puede solicitar una ayuda a domicilio mediante los servicios sociales de la zona y ponerse en contacto con organismos de voluntariado.

Corral Varela, 2002

 

Deja un comentario