Famdif/Cocemfe en desacuerdo con la reforma del sistema de atención a la dependencia por el perjuicio econónimo que va a suponer para las personas dependientes.

COMUNICADO A LOS MEDIOS

Conocido el Dictamen del Consejo Económico y Social (CES) en lo que se refiere al Anteproyecto de Ley de Medidas Tributarias, Económicas, Sociales y Administrativas de la Región de Murcia, la Federación de Asociaciones Murcianas de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (FAMDIF/COCEMFE-Murcia) quiere manifestar, que la reforma del Sistema de Atención a la Autonomía Personal y Atención a Personas en situación de Dependencia de la Región de Murcia, si llegara a aprobarse según su redacción inicial, supondría un retroceso “excesivo” en el nivel de protección que habían alcanzado las personas dependientes en nuestra Región. El incremento en el copago, unido a los bajos niveles de capacidad económica que se toman como referente para determinar el grado de participación, supone un grave perjuicio para los sectores más desfavorecidos de nuestra sociedad, aquellos en los que confluyen rentas bajas y dependencia.

            Ante esta situación FAMDIF/COCEMFE se pronuncia en total desacuerdo con la citada modificación debido al perjuicio económico que va a suponer para las personas que necesitan apoyo para realizar las actividades más esenciales de la vida diaria, viéndose obligados, en estos momentos de crisis, a contribuir a la financiación económica del sistema y, como consecuencia, recibir prestaciones económicas inferiores a las previstas e incluso tener que abonar mucho más por los servicios que reciba.

            Si se aprobara esta modificación, las personas con discapacidad física y orgánica de la Región de Murcia se verían abocadas a dar un retroceso, uno más en los  derechos individuales alcanzados durante muchos años.

            Las 17 organizaciones de personas con discapacidad física y enfermos crónicos que componen FAMDIF/COCEMFE se manifiestan en contra de las continuas medidas económicas que se están adoptando y que están abocando a este colectivo a situaciones ya vividas hace 30 años en los que se iniciaban actuaciones para adquirir unos derechos que creíamos ya consolidados y que en la actualidad se ven amenazados y recortados. La superación de la actual crisis económica no puede pasar por la salida fácil de recortar o suprimir los derechos o prestaciones de carácter social.

            Desde la corresponsabilidad y el diálogo fluido que siempre hemos mantenido con la Administración Regional estamos seguros que el Gobierno de la Comunidad Autónoma escuche nuestras peticiones y las considere para que conjuntamente podamos seguir construyendo el ansiado estado de bienestar social para todas las personas con discapacidad física y orgánica.